10 consejos para vivir una vejez tranquila

10-consejos-para-vivir-una-vejez-tranquila

La situación económica se torna cada día más compleja, los niveles de inflación no paran, obtener un trabajo y conservarlo es todo un milagro. Más y más jóvenes se incorporan a la vida productiva con salarios más bajos y con prestaciones mínimas, lo que provoca que la gente mayor sea pronto desplazada. Esto pasa. Está pasando.

Con todo este panorama, para quienes vivimos en Latinoamérica -si no es que en todo el mundo-, cada año que pasa podemos ver que nuestro futuro no será nada fácil en cuanto a la manera de subsistir en la vejez, tras el retiro o la jubilación.

 

Lee estos 10 consejos:

 

1.- Evita creer que podrás vivir de la pensión

Pensar que el Gobierno o la seguridad pública te sostendrán ante la crisis financiera que existe en todo el mundo, es un grave error. Más aún quienes no trabajaron tantos años en una empresa y cotizaron, pues difícilmente podrán acceder a una, ya insuficiente, pensión.

 

2.- No cuentes con mantenerte activo laboralmente por muchos años

¿Sabías que más de la mitad de los pensionados se ve obligado a seguir trabajando para poder cubrir sus necesidades? Así es, pero con sueldos muy bajos y sin prestaciones además. ¿Qué va a suceder si no consigues empleo o no estás en condiciones físicas para hacerlo?

 

3.- No esperes que tus hijos te mantengan

Esa opción hay que descartarla de raíz, porque si bien es cierto que todavía en Latinoamérica la unión familiar y las tradiciones han perdurado y los hijos cuidan de los padres mayores en lugar de mandarlos a asilos, la tendencia está cambiando, pues esos hijos ahora también son padres y la vida no les alcanza para sostener sus propios gastos familiares.

 

4.- Deja de pensar que vas a vivir poco en la vejez

Nadie sabe cuánto vivirá y bajo qué condiciones. Por consiguiente, suponer que viviremos mucho tiempo rebosantes de salud y energía puede ser tan peligroso como suponer que moriremos pronto, sin sufrimiento y sin generar gastos extras.

Prepara tus finanzas como si fueras padre de pequeños para siempre. Por cierto, pagar un servicio funerario por adelantado no es mala idea.

 

5.- Acepta que con la edad se sumarán algunos padecimientos de salud

¿Estás seguro? Y dime, ¿cómo está tu salud hoy? ¿Te mantienes en tu peso? Nadie sabe cuándo caeremos en cama o por cuánto tiempo padeceremos alguna enfermedad o la padecerán los seres que amamos, así que organiza tu dinero como si fueras a pagar una cirugía de emergencia cada mes. Una buena recomendación es: comienza a comer mejor y a hacer ejercicio hoy.

 

6.- Limita gastos superfluos

“Quien sabe cuidar los centavos, no tendrá que cuidar sus pesos”, dice el refrán. Lleva un control preciso de tus gastos y revisa cómo es tu manera de gastar, en qué se te va el dinero y toma conciencia del recurso que se escapa. Esas fugas son los mejores puntos para ahorrar.

 

7.- Dos cabezas piensan más que una

..y en el caso de salarios, pasa lo mismo. Si estás casado y ambos trabajan, ¡qué bueno! Pero ahora imagina si se pierde uno de esos empleos, todo se complica, ¿cierto? Por consiguiente, hoy es imperativo que podamos tener un ingreso alterno a nuestro empleo regular. Un negocio, un segundo empleo, algo que te dé una entrada extra. No te confíes a que hoy ganas bien y que así será por siempre.

 

8.- Ahorra, ahorra, ahorra

No hay de otra, ahorrar en recursos, ahorrar en ingresos, ahorrar de la manera que quieras, pero ahorra. Si logras ahorrar 10 por ciento de tus ingresos mensuales, tu vejez será un poco más cómoda y tranquila.

 

9.- Cuida la estabilidad familiar

La familia no solo te da estabilidad emocional, sino que te mantiene motivado y esperanzado por tu vida y la de los tuyos. Además siempre será un apoyo contar tu pareja en esa época de la vida en la que casi todos han partido para hacer sus vidas en otros destinos.

 

10.- Asesórate y planifica tus finanzas

No tienes que saber de finanzas para prepararte para la vejez, siempre y cuando estés dispuesto a buscar la asesoría que sea necesaria para organizar tus finanzas y respaldar tu salud, tu descanso y tu entretenimiento, junto a tus seres queridos.

Fuente: Familias