4 acciones para ahorrar sin que sea tan difícil como hacer dieta

Ahorro-con-estas-acciones-es-mas-facil

Si un día te sientas a recordar qué o cómo pensabas de la vida hace unos 20 años atrás, te sorprenderás al ver todos los cambios de ideas que has experimentado. ¿No lo has hecho? Trata de hacerlo ahora, siéntate a pensar qué es lo que creías sobre cómo vivir la vida, sobre tener familia o de cómo convertirte en millonario, es más ¿recuerdas si es que acaso pensabas que algún día serías viejo?

En la vida cambiar de ideas, de perspectivas, nada tiene que ver con ser o no auténtico. Se trata de crecimiento intelectual y espiritual, del desarrollo de nuestro pensamiento individual. Tiene que ver con el aprendizaje académico o empírico que adquirimos con los años, tras experiencias, metas cumplidas y fracasos vividos. Cambiar de ideas es parte esencial de nuestro desarrollo.

También es cierto que algunas ideas cambian después de una experiencia difícil o una perdida irreparable, mientras que otras cambian al adquirir conocimiento sobre una materia en particular. Nosotros preferimos que tus ideas sobre la planificación financiera, la familia, la jubilación y tu vejez cambien para bien, a partir de toda la información que podamos proporcionarte y no de una experiencia negativa, cuando ya no haya vuelta atrás.

Por eso, hoy queremos compartir contigo 4 sencillos pasos para que ahorrar no se convierta en un anhelo inalcanzable para ti y tu familia:

1.- Comenzar temprano

Los expertos en Finanzas recomiendan iniciar el ahorro temprano; cuando eres joven -aunque tal vez tus ingresos sean pocos- tienes menos responsabilidades y por tanto más posibilidades de ahorrar y obtener mucho en el futuro. La magia del interés compuesto se ve, pero con el tiempo y la constancia. Aún cuando el secreto para obtener un mejor fondo de ahorros es el tiempo, hay que estar claros que nunca es tarde, siempre será mejor ahora ¡que nunca! Ciertamente, el tiempo que pasa no lo podemos recuperar, pero no podemos quedarnos en lamentos: es momento de actuar.

2.- Ser constante

Debemos hacer del ahorro un hábito y entenderlo de esta manera. Es fundamental, no sirve de nada comenzar a gestionar un fondo para tu jubilación, si pretendes utilizarlo a corto plazo. Cada inversión que hacemos tiene una función específica, y la función de éste la reconocerás en unos 20, 30 o 40 años, más adelante.

3.- Ser conservador

Destinar para tu jubilación no más de 10% de tu ingreso bruto al año, lo que te permitirá mantenerte en el tiempo y mantener la constancia que tanto se requiere, satisfaciendo las necesidades del momento y multiplicando tu dinero.

4.- No te limites

No cometas el error de pensar que si ahorras para el futuro no puedes invertir en nada más. Muchas personas utilizan como excusa para no ahorrar, la necesidad de utilizar el dinero para los gastos presentes y para hacer que ese dinero genere ganancias ahora. Generar ganancias no está mal, pero pensar que el dinero ahorrado es un gasto, sí lo está. Debes darte cuenta que mantenernos, invertir y ahorrar es la meta que debemos alcanzar para tener calidad de vida; es la diversificación de la que todos los expertos en finanzas hablan.

 

Escrito por Carlos Agudelo