En 2017 mayoría de colombianos sigue sin ahorrar para la vejez

Pensión-y-ahorro-pasaportes-a-una-vejez-digna

Aunque la gran mayoría de las personas está muy segura que en la vejez debería contar con una pensión que le permita mantener un nivel de vida al menos, aceptable, son muy pocas las que se preparan y se deciden a ahorrar para la vejez.

En Colombia sigue siendo alarmante el porcentaje de trabajadores formales que no cotizan en ningún sistema de pensiones.

Recientemente, el presidente de Colpensiones en Colombia, Mauricio Olivera, aseguró que hay 22 millones de personas que trabajan, de las cuales solamente 8 millones cotizan, y 2 millones de ellas alcanzan su pensión. Cifras alarmantes que indican que el 50 por ciento de los colombianos no ahorran para su vejez.

A esto se suma que Oliverira también detalla: “el reto más grande del sistema de pensiones es la cobertura. Parte del gran desafío son las personas independientes y los trabajadores informales, entre los que se encuentran los vendedores ambulantes y los trabajadores rurales.”

Colombia: sigue siendo un reto generar cultura del Ahorro

Aunque ya en 2015 la situación era alarmante. De acuerdo con cifras del Ministerio de Trabajo para la época, de los 5,4 millones de personas en edad de recibir pensión, apenas 1,6 millones contaban con ella, es decir, solo el 30 %.

De acuerdo con cifras del estudio realizado en Colombia durante 2014 por el Banco de desarrollo de América Latina, 39% de la población encuestada manifestó no haber ahorrado en el último año y, entre quienes lo hicieron, 37% dijo hacerlo en el hogar, en una alcancía o “debajo del colchón.

Tanto el Gobierno como entidades financieras privadas el ahorro es una variable muy importante para el nivel y estabilidad del ingreso futuro, tanto para las familias, como para los países. El reto ahora es hacer más conciente al mayor número de ciudadanos de la importancia que esto reviste para su futuro.

Testimonio que mantiene vigencia sobre importancia de ahorrar para la vejez

Ana Bertilda Flores es un ama de casa de 78 años de edad. Ella nunca tuvo un empleo y se dedicó toda su vida a la crianza de sus hijos. Es por esto que el concepto de ahorro o pensión nunca fueron relevantes para ella, pues según asegura toda la vida dependió de otras personas.

“Antes dependía de mis padres, luego del papá de mis hijos y ahora de ellos. Si pudiera devolver el tiempo me hubiera gustado pensar más hacia el futuro. Creo que mi vida hoy en día sería muy diferente si hubiera contado con ingresos y ahorros”, dice.

De acuerdo con Lina María González, médica psiquiatra con trabajo en adulto mayor, “lo que ocurre en la actualidad nos lleva a la necesidad de educar a la sociedad en torno al envejecimiento y a la vejez como realidades propias y frente a las cuales no tenemos, en muchas ocasiones, claridad.  Es por eso que debemos generar acciones tendientes a asegurarnos un envejecimiento exitoso y una vejez activa, saludable, segura y feliz, y el ahorro es una de ellas”.

La vejez trae consigo unos cambios tanto fisiológicos como sicológicos que es necesario conocer y asumir. Estos cambios, sumados a los abusos de la juventud y a un estilo de vida poco saludable, son los que llevan a una serie de enfermedades que resultan costosas y que en muchos casos el Sistema de Seguridad Social en Salud no asume.

Por eso la manera más segura de tener una vejez digna es, aunque usted cuente con una pensión pública, será planificar sus finanzas desde temprana edad y programarse para contar con ingresos mensuales que solo puede garantizarle un fondo de ahorros programado.

Le interesará leer Un plan de Retiro siempre será una buena decisión.

 

 

Fuente: El Mundo