Claves para decidirte por un Plan de retiro (Parte 1)

claves-para-decidirte-por-un-plan-de-ahorro-y-retiro

Aunque muchos de nosotros nos resistimos a vernos viejos de alguna manera, por temor a las arrugas o los padecimientos que aparecen con los años, en el fondo todos anhelamos -también- llegar a viejos pues nadie quiere morir joven: toda una ironía de la vida ¿Cierto? y además queremos VIVIR (sí, en mayúscula) bien y disfrutando de salud y bienestar; para ello nos toca planificar y trabajar por la seguridad financiera que redunda en salud, tranquilidad y disfrute en la “última parte del camino”.

Cuando somos jóvenes, somos más enérgicos, alegres y saludables, pero también somos más inexpertos; muchas veces cometemos el error de no pensar en esa etapa de la vida, porque creemos que está muy lejos y siempre habrá tiempo. La mayoría de nosotros no evalúa el retiro ni la jubilación como algo que deba hacerse o planificarse desde temprano.

La historia (de muchos) ha demostrado que esto sí debemos evaluarlo cuando estamos jóvenes, porque en la medida que el tiempo pasa y no se toma el ahorro como un hábito contante, la posibilidad de vivir seguros y tranquilos en esa etapa de la vida (la vejez), se aleja de nuestro alcance.

 

Hazlo ya: comienza a ahorrar hoy

Hoy traigo una primera entrega sobre las claves para trabajar y lograr obtener un plan de ahorro o retiro, en nuestra etapa más activa de la vida:

 

1. Es fundamental comenzar temprano

Los expertos en Finanzas recomiendan iniciar el ahorro temprano; cuando eres joven -aunque tal vez tus ingresos sean pocos- tienes menos responsabilidades y por tanto más posibilidades de ahorrar y obtener mucho en el futuro. La magia del interés compuesto se ve, pero con el tiempo y la constancia.  Aún cuando el secreto para obtener un mejor fondo de ahorros es el tiempo, hay que estar claros que nunca es tarde, siempre será mejor ahora ¡que nunca! Ciertamente, el tiempo que pasa no lo podemos recuperar, pero no podemos quedarnos en lamentos: es momento de actuar.

 

2. Ten presente que la vejez llegará sí o sí

Algunos estudios han determinado que más de 76% de las personas se ven sin capacidad de ingresos y de mantener calidad de vida al llegar a los 65 años de edad. No formes parte de estas estadísticas y asegúrate una vejez honrada. También hay estudios que indican que una vez llegada la tercera edad, viviremos en promedio 20 años más; que esto no nos asuste, pues definitivamente la vejez es esa época en la que podemos vivir con mayor libertad, menos prisa y más experiencia, así que solo debemos prepararnos para disfrutarla, lo que pasa por poder contar con el respaldo financiero necesario.

 

3. Sé Constante

Debemos hacer del ahorro un hábito y entenderlo de esta manera. Es fundamental, no sirve de nada comenzar a gestionar un fondo para tu jubilación, si pretendes utilizarlo a corto plazo. Cada inversión que hacemos tiene una función específica, y la función de éste la reconocerás en unos 20, 30 o 40 años, más adelante.

 

4. Sé conservador

Destinar para tu jubilación no más de 10% de tu ingreso bruto al año, lo que te permitirá mantenerte en el tiempo y mantener la constancia que tanto se requiere, satisfaciendo las necesidades del momento y multiplicando tu dinero.

 

5. No te limites

No cometas el error de pensar que si ahorras para el futuro no puedes invertir en nada más. Muchas personas utilizan como excusa para no ahorrar, la necesidad de utilizar el dinero para los gastos presentes y para hacer que ese dinero genere ganancias ahora. Generar ganancias no está mal, pero pensar que el dinero ahorrado es un gasto, sí lo está. Debes darte cuenta que mantenernos, invertir y ahorrar es la meta que debemos alcanzar para tener calidad de vida; es la diversificación de la que todos los expertos en finanzas hablan.

 

¿Cómo asumes estás claves? ¿Estás de acuerdo?

Ya estás claro(a) qué harás en esos años dorados, como “pintamos” la vejez…

Analiza, reflexiona, piensa qué quieres en tu futuro a mediano y largo plazo, ahora pregúntate ¿Es posible ir trabajando para lograr sentirme bien y ser lo que quiero?

La semana que viene compartiré otras claves en una segunda entrega, nos seguimos leyendo.