¿Cómo prepararse para tener calidad de vida en la vejez?

como-prepararse-para-tener-calidad-de-vida-en-la-vejez

Hoy en varios países del mundo, en especial en aquellos donde la esperanza de vida aumentó considerablemente en los últimos años –según datos de la Organización Mundial de la Salud- se debate sobre la necesidad de aumentar la edad de la jubilación, pues comienza a perfilarse como un problema para los gobiernos, la atención de una población cada vez más envejecida (improductiva) a través de los sistemas de pensión pública.

Sin embargo, yo no quiero hablar del tema desde esa perspectiva. Para mí el debate debe centrarse en la verdadera calidad de vida; preguntémonos incluso ¿Qué es -para nosotros- calidad de vida? ¿Qué espero yo en mi vejez? Tal vez vemos o anhelamos el retiro porque queremos y creemos que podremos estar siempre de vacaciones, viajando por el mundo.

Ciertamente, algunos podrán pasar esa última etapa viajando y olvidarse por completo de la vida laboral; y aunque seguramente son muy pocos, la pregunta que les hago aquí –para ellos y para el resto- es ¿Ya sea viajando o ensimismado en casa, qué posibilidades tendrán de lograr verdaderas redes sociales –amigos y familiares- que les permitan mantenerse motivados y saludables?

Cerebro activo: vejez saludable

Aunque no conozco estudios científicos que prueben que mantenerse en el ambiente laboral por más años repercute en la buena salud de las personas en la tercera edad, he leído a varios expertos que aseguran que mantener el cerebro activo y sostener un entorno social amplio, es clave para la vitalidad del adulto mayor.

En un reportaje del diario La Nación (Argentina) se hace referencia al estudio realizado por las economistas Eleonora Patacchini de la Universidad de Cornell y Gary Engelhard de la Universidad de Syracuse, quienes sobre una base de datos de 1.300 personas entre 57 y 85 años, hicieron preguntas sobre sus relaciones, considerando estado civil, edad, salud e ingresos, concluyendo que la gente que se mantenía trabajando disfrutaba de mayores relaciones familiares y de amigos; mientras que observaron cómo éstas se reducían en la gente que se jubilaba, durante los 5 años del estudio.

A propósito, Nicole Maestas, profesora adjunta de política de salud de la facultad de Medicina de Harvard, asegura que “aunque no hay investigaciones concluyentes: los estudios tienden a mostrar que hay beneficios para la salud en trabajar más tiempo”.

Asumiendo que tras estas opiniones es incluso recomendable mantenerse activo laboralmente por más años, el debate ahora lo centro en cómo garantizarnos calidad de vida; toda vez que entendemos que trabajar no necesariamente estará asociado a bienestar, pues dependerá de lo que haga, en el país en el que se encuentre y sobre todo, las condiciones de asistencia social y sanitaria que ese entorno le proporcione.

En conclusión, ciertamente para mí la vida activa, llena de relaciones sociales, de aportes a la sociedad, y también de vacaciones y placeres, debe ser una constante hasta el último día que respiremos, por lo que prepararse para ello no puede depender de terceros, de un Gobierno o de un empleo por obligación, doloroso o mal pagado. Es más, lo dejamos en manos de ellos, y seguro no se parecerá a lo que algún día anhelamos.

Desde este espacio y en lo personal, siempre he promovido una vejez sana, activa, proactiva y sobre todo, tranquila después del retiro; para mí es un principio de vida llegar a la tercera edad con un bienestar garantizado.

Ahora te pregunto ¿cómo quieres vivir tu vejez?