Qué tienen en común el chef español Arola Gastro  y  Boris Becker tenista alemán

que-tienen-en-comun-elchef-arola-gastro-y-boris-becker-tenista-aleman

No hay posibilidad alguna de estar 100% librado de los riesgos financieros que implican los negocios. Cuando revisamos en el tiempo la cantidad de famosos que han caído en bancarrota, son muchas las historias. Arola Gastro y Boris Becker son unas de éstas.

Si es difícil de creer para quienes sólo seguimos por noticias o hasta para amigos cercanos de muchos protagonistas de escándalos financieros, que alguien que un día alcanzó a amasar tanto dinero un día lo pierda todo; más difícil aún resulta para quien cae en desgracia después de “tocar el cielo” con dinero.

Pero tanto en los negocios, como en la vida en general, nada está completamente garantizado.  De hecho, en varias oportunidades les he compartido historias que demuestran que el dinero así como llega se va. Reiterando siempre la importancia de prepararte para estas caídas financieras.

En Global Alliance sabemos que sólo el que arriesga y apuesta todo a sus sueños o proyectos, gana cuanto merece según su conocimiento o talento; pero también sabemos que no hay inversión que garantice estabilidad vitalicia, como sí lo hace tu ahorro para el futuro.

Aún no sabemos si será el final de Arola Gastro y Boris Becker; pero son muchas las reseñas que hablan de las penurias que viven en su vejez famosos que un día lo tuvieron todo. Gastos exagerados, inversiones erradas, traiciones y hasta mala racha en los negocios los pusieron en desgracia económica y hoy viven una vejez indigna.

 

Sergi Arola: de 2 estrellas de Michelín a la ruina económica

El famoso chef español Sergi Arola, el cocinero que llegó a tener dos estrellas Michelín (el mayor reconocimiento del mundo gastronómico) aparece ahora con un aspecto más dejado y desaliñado; podría relacionarse con la mala situación económica y personal que está pasa en estos momentos, cuenta el diario El Mundo.

El chef catalán que llegó a tener 14 establecimientos, entre los que estaba le restaurante LAB by Sergi Arola, en el lujoso Penha Logna Hotel en Sintra, Portugal, hace algunos días habría ido a urgencias en un centro médico por un ataque de ansiedad.

El que fue el jurado más duro de la versión chilena de Masterchef, tuvo que cerrar su restaurante Arola Gastro; la razón: deudas con Hacienda por 148.000 euros y con Seguridad Social por 160.000 euros contraídas en 2016. Deuda incrementada hasta siete millones de euros con bancos y proveedores; al parecer está completamente en la bancarrota.

Según ha podido constatar Vanitatis a través del Registro de la Propiedad, actualmente no posee ninguna propiedad vigente en todo el territorio nacional. Además, un vistazo detallado a sus empresas arroja datos clarificadores; sus últimos ejercicios como autónomo son un rosario de reclamaciones administrativas de la Hacienda pública.

 

En 1985 Alemania convirtió a Boris Becker en héroe nacional

El 7 de julio de 1985, Boris Becker electrizó al país. Es día se convirtió (a los 17 años edad) en un héroe nacional, tras derrotar a Kevin Currey en la final de Wimbledon; fue en el primer alemán en ganar el torneo. Para entonces era el más joven y el único jugador que había logrado coronarse campeón en la catedral del tenis mundial sin ser cabeza de serie.

A partir de ese día, Alemania se rindió a los pies del joven campeón. Su triunfo en Wimbledon desató una tenismanía en todo el país que, al grito de “Bum-Bum Becker”, parecía estar predestinado a conquistar el circuito del tenis mundial. La fascinación con el ídolo duró hasta 1999, cuando el campeón se doblegó al castigo corporal y a una peligrosa adicción a los somníferos; entonces anunció su retirada del circuito.

En 2002, se conocía la noticia de que Boris Becker se enfrentaba al peor error de su vida. Un tribunal de Múnich le condenó a tres años y medio de cárcel por evadir impuestos; esto arruinó definitivamente la carrera del grandioso tenista.

Alemania no sale de su asombro; sus últimos años han sido nefastos. Se ha divorciado, ha reconocido un hijo no deseado y ha puesto en venta su casa de Mallorca por las dificultades económicas. Y ahora, la cárcel.

Y a pesar de que ha superado varias de estas crisis financieras; su economía no se estabiliza y este año se conoció que ha pedido ayuda para encontrar sus trofeos y convertirlos en dinero, o en valor frente a sus acreedores. Una forma de enfrentarse a la deuda de más de 3,7 millones de euros; esa que le hizo declararse en bancarrota en junio del año pasado.

 

Con información de Pudahuel, Vanitatis y El País