Para emprender se necesita más que una idea y ganas de no tener jefe

Para-empreder-se-requieren-mas-que-ganas-de-ganar-dinero

Llama mi atención cómo, aún con la fuerza que cobra cada día el emprendimiento en América Latina y la importante cantidad de información que se genera al respecto, hay personas que lo siguen viendo como una vía fácil para dejar de tener jefes y ganar mucho dinero.

Quien decida emprender por estas razones, desde mi punto de vista, tiene un alto porcentaje de probabilidades de fracasar, y pronto.

Una de las primeras cualidades que debe desarrollar un emprendedor, es la paciencia, y si la motivación para iniciar un proyecto, más que pasión y convicción, es solo dinero, abandonará más temprano que tarde el camino.

No estoy diciendo con esto que el emprendimiento es siempre un camino doloroso y largo. Estoy diciendo que es hora de que aterricen esos sueños. Emprender no es solo soñar, además hay que prepararse de manera integral, perseverar y avanzar.

Para poner en marcha una idea o un proyecto, debes primero haber evaluado el entorno, la competencia, las finanzas, tus habilidades para desarrollar esa idea de negocio, y por supuestos tus redes de contacto.

Al emprender son más los días oscuros que los de color rosa

Al empezar a hacer una cosa o emprender, como se le conoce, son miles los obstáculos que vamos a encontrar en el camino. La verdadera virtud de un emprendedor está en saber vivir con ellos, convertir la mayor cantidad de obstáculos en oportunidades y desechar, sin traumas, lo que no puedas cambiar.

Algunos cometen el error de amar tanto a su idea de negocio que son incapaces de criticarla; es en estos casos donde la mayoría abandona desilusionado al recibir esas críticas del entorno de manera más violenta.

Creer que porque iniciamos un negocio que no tiene una estructura aparente donde hay un jefe, y donde además soy el dueño de la idea, no tengo que reportar a nadie, es un gran error.

Generalmente tienes aliados, inversores, redes con las que tendrás que intercambiar información y si no lo haces, pronto perderás su confianza.

El fracaso es más común de lo que muchos creen y esperan. Cuando empiezas son muy altas las probabilidades de fracasar, y es mejor que estés preparado para aprender.

La verdad es que cuando vas con tu idea buscando aliados, buscando contactos o incluso buscando clientes, son muchas las puertas que te cierran en la cara, también las que no se abren.

Para emprender con éxito es necesario desmitificar el fracaso

Aún son muchas las personas que ven en el fracaso algo negativo, asociado solo a la pérdida y no a la posibilidad de nuevas oportunidades. Es importante cambiar esta concepción del fracaso si queremos hacer realidad nuestra idea de negocio.

Al emprender fracasar tiene que ver con lo que creíste era una idea perfecta y comienza a moldearse al entorno, comienza a tomar la forma que le permitirá ser realmente exitosa.

Si logramos entender que cada fracaso es una oportunidad para mejorar tu proyecto, no desistiremos y llegará el momento en el que esa idea, responda de manera casi perfecta a las necesidades de nuestro mercado.

Como dijo Xavier Uribe-Etxebarria, en una entrevista “Las circunstancias normalmente son adversas. El talento es una constante en quien lo tiene. Y el único factor en el que podemos actuar es la actitud. Es clave para el éxito. Con actitud y perseverancia podemos llegar a contrarrestar circunstancias adversas.”

Lee también: Estamos haciendo equipo ¿Te unes?

 

Escrito por Carlos Agudelo