No importa qué tan grande es tu empresa, sino cuánto hace por tu gente

No-importa-que-grande-es-tu-empresa

Cada vez son más las pequeñas y medianas empresas; el empredimiento crece en el mundo entero y–aun con las limitaciones sociales, políticas y económicas que enfrentan algunos países en desarrollo- cada vez son más los líderes de equipos pequeños que hacen lo que sea por ver consolidadas sus grandes ideas.

Convertir una idea en un negocio productivo amerita hoy de capacidades técnicas así como del liderazgo y empatía. Contar con colaboradores comprometidos requiere de ciertos beneficios que van más allá de los grandes salarios.

Los profesionales en la actualidad se inclinan por aquella empresa –sin importar su tamaño- que más confianza les genere. Esta confianza viene dada en gran medida por el tipo de relacionamiento que quienes la dirigen son capaces de tener.

Hoy los trabajadores, en su mayoría Millennials, prefieren formar parte de empresas o proyectos donde se sientan involucrados, cercanos a la toma de decisiones, libres para proponer ideas y -sobre todo- donde se sientan importantes, escuchados y atendidos en sus necesidades más básicas.

La idea de formar parte de las empresas más grandes y con los mejores salarios del mundo quizás no ha desaparecido por completo de las aspiraciones de estudiantes y profesionales, pero lo que sí es ya un hecho es que no por grande o por altos salarios evitarás la alta rotación si tus colaboradores no se siente atendidos, lo que genera grandes costos.

 

Qué es lo que están haciendo pequeñas empresas para contar con equipos productivos

La web “Entrepreneur” recientemente compartió 5 prácticas que pueden hacer las empresas para atraer y retener talento altamente productivo;  usted debería tomarlas en cuenta para tener un equipo de trabajo comprometido.

 

Implementa un método de trabajo flexible

Un estudio internacional reveló que los empleados con horarios de trabajo flexibles se sienten más contentos, menos estresados. Las empresas deberían dejar que los empleados elijan sus horarios, así como que trabajen a distancia de vez en vez. Los empleados modernos no sólo buscan balancear su vida personal y privada: también buscan mezclar ambas esferas.

La fuerza que subyace los horarios flexibles es una confianza inherente por parte de los jefes de que sus empleados completarán sus tareas en el tiempo que sea necesario. Esto significa que los trabajadores pueden salirse a las 11 para asistir a una obra de teatro de sus hijos, irse temprano de la oficina para practicar algún deporte o ir a una cita médica e igualmente cumplir sus compromisos.

 

Alienta a tus empleados a tomarse tiempo libre

Contrario a lo que muchos jefes piensan; las empresas necesitan animar a sus trabajadores para que tomen descansos en el trabajo. La idea es que se relajen y carguen baterías. Además, es importante que encuentren espacios para interactuar con sus compañeros y alejar su mente del trabajo.

La realidad es que más de la mitad de los empleados no siente que puedan alejarse de tu escritorio para tomarse un pequeño descanso. Una forma de promover estos pequeños “breaks” laborales es crear una sala de descanso, donde puedan servirse café, tomar algún aperitivo o simplemente sentarse en algún sillón cómodo.

Limita el número de juntas

Créenos: los empleados se sienten abrumados con tantas reuniones de trabajo, muchas de las cuales son poco efectivas. De acuerdo con el estudio, más de un cuarto de los trabajadores afirman que las juntas de trabajo son poco productivas. En lugar de tener juntas sólo porque sí, implementa una reunión semanal con una estructura fija y objetivos por cumplir. De esta manera, los empleados tendrán más tiempo para procesar las cosas y las juntas tendrán un propósito.

 

Compagina tu cultura laboral con tus oficinas

En un negocio, el espacio de trabajo es tan importante como el ambiente laboral. Tus oficinas podrían alentar a la interacción, los momentos de descanso y el influjo de la creatividad, o bien, dificultar la comunicación entre los empleados con tal de que “no se distraigan”, hacerlos sentir encerrados o con ganas de salir corriendo a un lugar más agradable.

Pide retroalimentación a tus empleados para diseñar un espacio que los haga sentir cómodos y que fomente su creatividad y productividad.

 

Con información de Entrepreneur.