¿Debe aumentar edad de jubilación?

Debe-aumentar-edad-de-jubilacion

En Latinoamérica el promedio de edad para la jubilación ronda los 60 años; edad en la que se considera que un hombre o mujer han trabajado lo suficiente y han aportado lo justo a los diferentes fondos de pensiones públicas. 

En el caso específico de Venezuela la edad de la jubilación está garantizada para las Mujeres de 55 años y Hombres de 60. Mientras que el caso con jubilaciones a más temprana edad es Brasil, donde las personas del sexo masculino pueden dejar de trabajar a los 54 años, y las personas del sexo femenino lo hacen a los 51. La edad para acceder a la pensión de vejez en Colombia es de 57 años para las mujeres y de 62 para los hombres.

En Uruguay, tanto hombres como mujeres quedan habilitados para jubilarse a partir de haber alcanzado la edad de 60 años. Esto también es así en el caso de Argentina y Chile para las mujeres. Pero tanto los hombres del país trasandino como los argentinos deben esperar a cumplir 65 años.

Ahora, con el aumento de la esperanza de vida que en 2016 registró niveles históricos de crecimiento producto de los avances científico-tecnológicos que aportan cada vez mejores niveles de bienestar y atención primaria a las personas, se debate si también debe aumentar la edad de la jubilación.

La realidad latinoamericana, según un artículo publicado por el Banco Mundial, muestra que las pensiones son tan bajas que muy pocos afortunados pueden permitirse no trabajar después de los 65 años. Esta es la pensión que reciben los jubilados en algunos países:

  • Argentina: mínima de 3.821 pesos argentinos (442 USD)
  • México: mínima de aproximadamente 1.600 pesos mexicanos (110 USD)
  • Brasil: mínima de 772 reales (300 USD)
  • Colombia: mínima de 644.350 pesos colombianos (270 USD)
  • Perú: mínima de 415 nuevos soles (136 USD)

A pesar de las bajas retribuciones, América Latina ha logrado ofrecer cobertura a más de la mitad de sus adultos mayores –unos 30 millones de personas. Y lo ha logrado a través de tres estrategias diferentes: dando beneficios a todos los adultos mayores (en Bolivia y Trinidad y Tobago); incluyendo a los excluidos (en Argentina, Brasil, Chile, Panamá y Uruguay); y focalizándose en los más vulnerables (en Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, México, Paraguay y Perú).

 

El beneficio de trabajar más años

Al contrario de lo que se podría pensar, la extensión de la vida laboral no es necesariamente negativa; si llegan a la vejez con buena salud física y mental, van a seguir siendo productivos y, en algunos casos, el trabajo puede resultar una fuente de gratificación en esta nueva etapa caracterizada por la abundancia de tiempo de ocio.

Paralelamente, el trabajo de los adultos mayores tiene también un impacto directo en los sistemas de pensiones. En promedio, casi la mitad de los trabajadores no contribuyen a sistemas de seguridad social.

En este sentido, en la medida en que los ciudadanos trabajan más, de un lado siguen financiando el sistema de salud; y de otro lado, usan la pensión durante menos tiempo, lo cual ayuda al equilibrio de los sistemas de seguridad social.

Fuente: Banco Mundial