El estrés: problema de salud mundial que afecta física y emocionalmente a las personas

El estrés se ha convertido en uno de los problemas de salud más graves que afectan a la sociedad actual, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), quien lo define como el conjunto de reacciones fisiológicas que preparan al organismo para la acción.

Aunque algunos científicos aseguran que es una respuesta natural y de vital importancia para la sobrevivencia del Hombre, el estrés que se vive hoy es tan frecuente que pasó de ser una respuesta necesaria a una condición que genera cada vez más enfermedades físicas y mentales.

Para la doctora Mariana Gutiérrez Mariscal, del Instituto de Biotecnología de la UNAM, cuando el cerebro está estresado se producen una serie de reacciones bioquímicas y las reacciones pueden ser diversas, desde el estrés físico hasta el emocional.

El estrés físico logra poner en jaque inmediato el equilibrio armónico del organismo, es decir, la homeostasis. “Cuando el estrés, en este caso físico, pone en peligro la supervivencia es porque está causando un desequilibrio en el organismo, por lo cual el cuerpo tiene que generar muchas acciones para tratar de contender con esta emergencia sistemática, provocando con ello desde fiebre hasta hemorragias, entre otros muchos síntomas”.

El emocional, por otra parte, puede ser crónico y generar ansiedad, depresión, y algunos otros síntomas tanto físicos como emocionales, explica la especialista. “Este tipo de estrés puede no dañarnos a corto plazo, pero a la larga puede llegar hasta a matarnos. Por ello, contender con el estrés emocional crónico es tan importante como con el físico”.

Conozca las enfermedades más improtantes que causa el estrés

1.- Estudios demuestran que cuando su condición es de estrés –ya sea físico o emocional- la respuesta de su sistema inmunológico puede verse disminuida lo que lo hará más propenso a enfermedades infecciosas.

2.- Su corazón es otra víctima directa del estrés. Se ha demostrado que hay cierta relación entre los constantes episodios de estrés y el mayor riesgo de problemas cardiovasculares como el colesterol y triglicéridos altos, la presión arterial y los problemas de circulación.

3.- Indistintamente del tipo de estrés que usted padezca, si no hace nada a tiempo sus riñones pueden verse afectados por el exceso de producción de la hormona cortisol.

4.- Pero además su cerebro está en mayor riesgo cuando deja que el estrés le gane terreno permanentemente. El cortisol, la hormona principal del estrés, impacta de manera negativa la corteza frontal del cerebro, responsable de ayudar a tomar decisiones y conservar la memoria. Esto explicaría por qué no tomamos decisiones acertadas cuanto pasamos por estos episodios.

3 formas de manejar el estrés para que no afecte su salud

1.- Hablar. Sí, tan sencillo como eso, bueno sencillo para quienes tienen habilidades para hacerlo. Sin embargo, es claro que no todas las personas son dadas a la conversación, algunas por timidez y otras razones asociadas a traumas. Por eso, es fundamental que considere los mecanismos más especializados que existen para que hablar ya no sea un problema para usted.

Es terapéutico conversar, ya sea con un especialista o con una persona de confianza. Cuando expresamos lo que sentimos revivimos emociones –buenas o malas- sin la amenaza real del momento vivido, y podemos evaluar mejor nuestra reacción permitiéndonos en algunos casos, superar un trauma o dejar atrás una mala impresión de nuestra respuesta, por ejemplo.

2.- Aceptar. Se dice fácil, pero aceptar que no podemos cambiar alguna situación que nos perturba o incomoda, es una de las cosas más difíciles para el ser humano. De hecho, podría decirse que es este sentimiento de frustración que genera no poder cambiar algo que nos molesta, una de las principales fuentes de estrés hoy.

Parece entonces que un primer paso para superar el estrés o al menos ganarle algunas batallas diarias, es asumir que no todo lo que pasa en el mundo depende de nosotros, ni todo lo que hacemos puede cambiar al mundo.

Para contrarrestar ese sentimiento de frustración, tal vez ponerte metas más reales y que dependan de ti directamente lograrlas, te generará más seguido una sensación de tranquilidad y satisfacción que te puede alivianar la carga de lo no logrado.

3.- Asumir buenos hábitos y dejar los malos. Tampoco es tarea sencilla esta, sobre todo porque es un proceso de aprendizaje complejo, es un cambio cultural en algunas sociedades. Pero que sea difícil no significa que no sea lo mejor para combatir la enfermedades generadas por el estrés.

Así que si quiere mantenerse sano, vivir de manera confortable o con bienestar pasa porque asuma un cambio cultural que incluya, por ejemplo: Horas de sueño continuo adecuadas -8 horas diarias es lo recomendable-; reír con más frecuencia, porque esto aumenta la producción de endorfinas y dopamina, las cuales llegan al cerebro para proporcionar sensación de placer y recompensa. Mientras que debería empezar a dejar el tabaco y disminuir el café o el alcohol.

 

Fuente: Unam