¿Qué es el envejecimiento económico? y cuáles son sus consecuencias

que-es-el-envejecimiento-economico

Con frecuencia puedes leer las razones, las consecuencias y la manera de prevenir el deterioro de la calidad de vida; asociado a condiciones biológicas y sicológicas en el ser humano, cuando se envejece. Sin embargo, no es común que se hable del envejecimiento en materia financiera, qué es y cómo nos puede afectar.

Y éste no es más que la incapacidad de generar ingresos económicos, con el paso de los años. Por ejemplo: un albañil difícilmente podrá –aunque trate- ganar la misma cantidad de dinero semanal en 30 años más; su condición física le hará perder productividad.

Se cree que quienes realizan trabajos operativos, donde una persona de 30 años tiene más vigor y rapidez que una de 65 años, son los únicos que se ven afectadas; pero también pasa con quienes tienen trabajos intelectuales: el paso del tiempo les afecta y llega así el retiro.

Aunque no creo en la incapacidad de las personas de la tercera edad de aportar al desarrollo; por el contrario soy un convencido de lo contrario y promuevo la vida activa y productiva hasta el último respiro. Aunque es innegable la disminución de algunas capacidades.

Ahora, lo demás es lógica simple, si tus condiciones físicas y mentales disminuyen también disminuirá la capacidad de generar recursos. Esto es lo que se define como envejecimiento financiero.

 

Se pueden mejorar condiciones del entorno ante envejecimiento financiero

Definitivamente, no podemos cambiar el destino del ser humano: nacer, crecer y envejecer; pero, sí podemos influir –y de hecho lo hacemos con decisiones diarias- en las condiciones en las que viviremos, sobre todo la última etapa de nuestras vidas.

Cuando somos conscientes de la realidad que nos depara la vejez, podemos tomar acciones distintas y con una motivación mayor sobre nuestro futuro. Capaz crees que ya es tarde, que queda esperar que las condiciones de vida se mantengan para seguir generando ingresos. Yo creo que no se tiene la información suficiente sobre qué o cómo hacer para garantizarse un futuro estable.

Y aunque en tu caso ya tal vez sea más difícil cambiar el futuro, hay algo que sin dudas puedes hacer, y es la forma en la que educas a tus hijos sobre la vejez y las finanzas.

Preparar a nuestros hijos para que asuman la vejez como una etapa más de la vida que no tiene por qué ser negativa y que el manejo de sus finanzas desde temprana edad es fundamental para determinar esto, es más que una decisión, una obligación que tienes como padre.

Si aún no lo crees importante: considera que ya en 2014, 48% de las personas que superaban la edad de jubilación en el mundo carecían de una pensión, según la OIT. El estudio también señaló que 52% de quienes sí percibían esa remuneración no tenían una cobertura adecuada ni ingresos insuficientes.

 

A los jóvenes no les gusta ahorrar para la vejez

Son muchos los estudios que muestran cómo, a pesar de asegurar que son conscientes que en la vejez no tendrán los ingresos necesarios para mantener calidad de vida, los jóvenes hoy prefieren ahorrar para viajar, comprar un vehículo o simplemente satisfacer necesidades inmediatas.

Un estudio realizado en México -reseñado por Forbes–  reveló que 93% de los jóvenes consultados no realiza aportaciones voluntarias a su fondo de pensiones; a pesar que 58% de ellos cree que para su vejez necesitará mayores ingresos de los que tiene actualmente.

Algunos gobiernos de Europa ya trabajan en políticas educativas que promuevan la formación financiera desde el hogar; además de promover los beneficios que aporta al desarrollo social, incentivan un cambio sobre el futuro de las pensiones públicas.

 

Escrito por Carlos Agudelo