Entorno financiero influye en deserción de estudiantes universitarios

entorno-financiero-influye-sobre-desercion-de-estudiantes-universitarios

Aunque según cifras del Banco Mundial el número de estudiantes universitarios en América Latina crece como nunca antes, hoy hay 20 millones de ellos, la calidad educativa es fuertemente cuestionada.

“La cantidad de personas entre 18 y 24 años que asisten a una institución de educación superior aumentó de 21% en 2000 a 43% en el año 2013 con una mayor cantidad de estudiantes provenientes de sectores medios y bajos, algo que no se veía años atrás.”

Sin embargo, aunque millones entran a las aulas lo que aún es cuestionable es la calidad de la educación. De hecho, expertos advierten de las razones por las que la tasa de abandono o el número de graduados es negativo.

Para algunos se trata de carreras muy largas, que asociadas a las condiciones de un entorno poco favorable financieramente hace ineludible la decisión de los jóvenes de incorporarse al trabajo y compartir la jornada. Trabajar y estudiar termina por bajar su rendimiento y generar altos niveles de estrés que lo hacen abandonar la universidad.

Los números no favorecen a los estudiantes universitarios en América Latina

Los ránkings, que a menudo se usan como indicadores de la calidad de la educación superior, no presentan buenas noticias para América Latina. Entre los 500 mejores institutos de educación superior, solo hay 10 de la región, siendo África la única región con menos.

Se estima que el tiempo que tardan los estudiantes de América Latina y el Caribe en completarlas es un promedio de 36% más que en el resto del mundo.

En promedio, la mitad de las personas entre 25 y 29 años que estaban matriculadas no ha completado sus estudios, ya sea por abandono o porque aún continúan estudiando. De los que abandonan, la mitad lo hace en el primer año de su carrera.

Padres pueden garantizar entorno favorable para estudiantes universitarios

Aún cuando en América Latina aumentan las opciones de una educación universitaria gratuita, e incluso algunas familias acuden a créditos, becas o ayudas financieras que les permiten acceder a una educación universitaria privada y de mejor calidad, el entorno financiero puede afectar su estabilidad.

Especialistas advierten que en gran medida la tasa de abandono de una carrera o permanencia por más años de lo esperado, está afectada por la necesidad del estudiante de salir a trabajar para cubrir otros gastos o pagar las deudas de una ayuda.

Pero además, un entorno familiar afectado o presionado por deudas y en el que la satisfacción de necesidades básicas se vea mermada por el pago de una carrera universitaria, afecta emocionalmente al estudiante, empujándolo muchas veces al abandono de sus estudios, generando un sentimiento de fracaso.

Garantizar no solo el pago de una carrera universitaria, sino un entorno personal y familiar favorable para que la formación académica de los jóvenes sea efectiva, resulta de la planificación temprana de las finanzas familiares, aun cuando se tenga la opción de una educación gratuita o ayudas financieras.

 

Fuente: Banco Mundial