El envejecimiento es un proceso continuo y empieza siendo joven

La-soledad-es-mas-mortal-que-el-cigarrilo

Desde el día uno de la vida empieza nuestro envejecimiento, esta es una realidad avalada científicamente y por la que en Global Alliance estamos convencidos que la educación temprana y la toma de conciencia sobre el cuidado de nuestra salud mental y física, es fundamental para garantizarnos calidad de vida en la vejez.

En ese sentido, los investigadores aseguran que, dado que el envejecimiento comienza al nacer, las personas deberían comenzar a cuidarse en todas las etapas de la vida. “El envejecimiento es un proceso continuo”, asegura Robert Waldinger, psiquiatra del Hospital General de Massachusetts y profesor de psiquiatría en la Facultad de Medicina de Harvard.

El también director del estudio longitudinal de Harvard de Desarrollo de Adultos, iniciado en 1938, explica que se puede ver cómo las personas pueden comenzar a diferir en su trayectoria de salud en sus 30 años, por lo que cuidarse desde bien temprano en la vida puede establecer un mejor curso para el envejecimiento.

El mejor consejo que Waldinger cree que puede dar es: “Cuide su cuerpo como si fuera a necesitarlo durante 100 años, porque es posible”. Además detalla que “el sorprendente hallazgo (del estudio) es que nuestras relaciones y lo felices que somos en ellas, tiene una poderosa influencia en nuestra salud”.

Relaciones consolidadas protegen a las personas de altibajos 

Las relaciones cercanas mantienen felices a las personas a lo largo de sus vidas, reveló este estudio. Esos lazos protegen a las personas de los descontentos de la vida, ayudan a retrasar el deterioro mental y físico y son mejores predictores de vidas largas y felices que el cociente intelectual o incluso los genes.

Los investigadores que han estudiado a fondo los datos, incluidos los extensos registros médicos y cientos de entrevistas y cuestionarios en persona, encontraron una fuerte correlación entre las vidas florecientes de los hombres y sus relaciones con la familia, los amigos y la comunidad.

“La soledad mata. Es tan poderoso como fumar o el alcoholismo “.Robert Waldinger

De acuerdo con el estudio, aquellos que vivieron más tiempo y disfrutaron de buena salud evitaron fumar y consumir alcohol en exceso. Los investigadores también encontraron que aquellos con un fuerte apoyo social experimentaron menos deterioro mental a medida que envejecían.

Bajo el primer director del estudio, Clark Heath, que se mantuvo desde 1938 hasta 1954, este reflejó la visión dominante de la era sobre la genética y el determinismo biológico. Los primeros investigadores creían que la constitución física, la capacidad intelectual y los rasgos de personalidad determinaban el desarrollo de los adultos.

Ahora, los investigadores extraen sangre de hombres para pruebas de ADN y los colocan en escáneres de MRI para examinar órganos y tejidos en sus cuerpos, procedimientos que habrían sonado como ciencia ficción en 1938. En ese sentido, el estudio en sí representa una historia de los cambios que la vida trae.

Pero el psiquiatra George Vaillant, que se unió al equipo como investigador en 1966, dirigió el estudio desde 1972 hasta 2004, hizo hincapié en el papel de las relaciones y reconoció la crucial importancia que desempeñaban en las personas que vivían vidas largas y placenteras. .

“Cuando comenzó el estudio, a nadie le importaba la empatía o el apego. Pero la clave del envejecimiento saludable son las relaciones, las relaciones y las relaciones “. George Vaillant

En un libro titulado “Envejecer bien”, Vaillant escribió que seis factores predecían el envejecimiento saludable para los hombres de Harvard: actividad física, ausencia de abuso de alcohol y tabaco, mecanismos maduros para lidiar con los altibajos de la vida y un peso saludable y un matrimonio estable. Para los hombres del centro de la ciudad, la educación era un factor adicional.

 

Fuente: The Harvard Gazette