Por qué debería preocuparnos lo que siente la tercera edad en Chile

Tercera-edad-de-chile-siente-mas-tristeza-por-falta-de-recursos-financieros

Según datos de la revisión de 2017 del informe «Perspectivas de la Población Mundial», se espera que el número de personas de la tercera edad, es decir, aquellas de 60 años o más, se duplique para 2050 y triplique para 2100: pasará de 962 millones en 2017 a 2.100 millones en 2050 y 3.100 millones en 2100. A nivel mundial, este grupo de población crece más rápidamente que los de personas más jóvenes.

Lo que confirma que estamos presenciando el cambio mundial más importante del siglo XXI sobre la humanidad: el envejecimiento irreversible de la población, aunque otros prefieren verlo de forma más optimista y hablan de la prolongación de la vida, como resultado de los avances científicos, sobre todo en materia de salud.

Pero ¿Crees que realmente vivimos más porque todos vivimos mejor? Sin dudas los avances en materia de salud, en la alimentación, incluso el aumento de la conciencia que tienen hoy las mayorías sobre las razones para cuidarse y vivir una vida más saludable, son razones evidentes de esta prolongación de la vida de los humanos, pero cuántos al llegar a la tercera o cuarta edad tienen realmente calidad de vida, es la pregunta que no podemos dejar de hacernos.

Lo cierto es que, no solo en las mejores condiciones de vida y el crecimiento de la esperanza de vida, está el mayor peso del envejecimiento poblacional al que asistimos, pues este también tiene que ver con la reducción de fertilidad. El tamaño y la composición por edades de una población se determinan a través de tres procesos demográficos a la vez: la fertilidad, la mortalidad y la migración.

Y aunque cada vez más a las personas mayores se las percibe como elementos que contribuyen al desarrollo; en las próximas décadas, muchos países estarán sometidos a presiones fiscales y políticas debido a las necesidades de asistencia sanitaria, pensiones y protecciones sociales de este grupo de población en aumento.

Chile es el país de Latinoamérica que más temprano triplicará su población adulta; se calcula que en solo 42 años, desde 1990 a 2041, ya triplique su población de tercera edad, según los datos del informe An Aging World: 2015 (Un mundo que envejece: 2015), de la oficina de Censo de EE.UU. Pero este fenómeno demográfico y social llegará a toda América Latina, pues Europa ya lo enfrenta también con dificultades.

La tercera edad en Chile y qué pueden esperan otros países

Los chilenos son los que más rápido están envejeciendo en América Latina y son también de los primeros en debatir y considerar el tema -nacional e internacionalmente- dándole la importancia necesaria. Aún así, un estudio reciente realizado por la Universidad Católica de Chile, reveló que la mitad de los adultos mayores está segura que es menos feliz que cuando estaba joven.

Inquietud que abordó la Primera Encuesta de Calidad de Vida del Adulto Mayor e Impacto del Pilar Solidario, de la Subsecretaría de Previsión Social, ejecutada por el Centro de Encuestas y Estudios Longitudinales de la U. Católica (Ceel UC), investigación que se presentó este jueves.

El estudio alerta que cerca de la mitad de los mayores de 60 años en Chile considera que es menos feliz que cuando era joven (47,8%). Un alto porcentaje admite que las cosas se ponen cada vez peor a medida que envejece (76%) e indica, además, que entre más viejo se pone, más inútil se siente (54,8%).

El trabajo, que consideró una muestra de 2.523 personas de 60 años y más, incorporó aspectos de calidad de vida como las condiciones de vivienda y entorno, equilibrio en el uso del tiempo, bienestar subjetivo, redes y cohesión social, salud, seguridad, educación y competencias, además de trabajo, ingresos y gastos.

Los gobiernos de Latinoamérica están obligados a iniciar e incorporarse a las discusiones mundiales que se realizan para abordar esta situación poblacional de la manera más responsable y razonable, financieramente hablando, a través de cambios en sus políticas públicas y de el fomento de una cultura de ahorro privado.

En la Tercera Edad factor económico causa deterioro

De acuerdo a los especialistas, uno de los factores que más influyen en la percepción negativa de la vejez tiene que ver con la arista económica. Según la encuesta, la tasa de empleo en adultos mayores es de 36,9% mientras que un 38,3% participa en el mercado laboral. En cuanto a su ingreso, indica, que el monto individual promedio es de $ 352.000, mientras que el gasto individual promedio es de $ 284.000.

El 10,4% reconoce que su proporción de gastos es mayor que sus ingresos, el 42,9% señala que sus gastos son igual que sus ingresos y 46,7% responde que sus gastos son menor que sus ingresos. A la hora de evaluar su situación económica, 22,7% dice que es buena o muy buena, 58,95 que es regular y 18,2% que es mala o muy mala. Y en cuanto a su estado de salud, 13,7% señala que es muy malo o malo, 43,3% como regular y 43% como buena o muy buena.

Víctor Hugo Carrasco, expresidente de la Sociedad de Geriatría y Gerontología de Chile, destaca que la asociación entre soledad, dependencia y enfermedades son también algunas de las razones que justifican esa falta de positivismo. Actualmente, recalca, no existe un estado de bienestar que garantice los derechos de este segmento.

“Las personas mayores generalmente no cuentan con los recursos mínimos para llevar una vida digna respecto de sus necesidades básicas. La pregunta es si efectivamente se puede vivir en buenas condiciones con ese monto, aún asumiendo que los medicamentos y la atención de salud estén cubiertos por el Estado de forma oportuna, cosa bastante cuestionable”, dice Carrasco.

 

Fuente: La Tercera