Las finanzas personales de tus empleados

Te-importan-las-finanzas-personales-de-tus-empleados

Para los empleados hay dos cosas sumamente importantes: su salud y sus finanzas personales, de acuerdo con una encuesta de MassMutual realizada en 2015 en Estados Unidos. Esto les preocupa incluso más que interactuar con sus amigos y familiares o que tener un buen plan de retiro.

A ti como empleador, esto también debería importante, pues cuando los trabajadores sienten estrés por sus asuntos financieros su productividad puede bajar, según la Fundación de Educación de Finanzas Personales para Empleados (PFEEF, por sus siglas en inglés) y otros estudios.

El estrés financiero afecta especialmente el “presentismo”, que es cuando las personas están en el trabajo, pero no pueden concentrarse porque tienen preocupaciones de dinero, señala la PFEEF.

En tanto, un estudio de la firma de coaching Financial Finesse indica que entre los factores que contribuyen al estrés financiero de los empleados están:

  • La falta de un fondo de emergencia
  • Gastar más de lo que ganan
  • La deuda.

 

¿Cómo puedes ayudarles?

Desde tu trinchera de empleador, hay varias cosas que puedes hacer para reducir el estrés financiero de tu equipo, desde lo más obvio, hasta lo más sofisticado. Aquí te dejo algunas recomendaciones:

#1 Págales dignamente: un sueldo digno no necesariamente significa un gasto para tu empresa; definitivamente creo que es una inversión pues atraes mejor talento y tienes empleados felices, que a fin de cuenta son más productivos.

#2 Intenta asegurarlos o busca descuentos para que ellos lo hagan: si bien los seguros para tus empleados son caros, puedes negociar ofertas con las aseguradoras, desde pólizas para autos hasta planes de salud para mujeres. Aunque no puedas darles una prestación completa, conseguirles un gran descuento es una buena forma de contribuir a quitarles estrés financiero.

#3 Oblígalos (y ayúdalos) a ahorrar: quizá conlleve demasiado trabajo administrativo, pero vale la pena. Plantea a tus empleados la posibilidad de “retirarles” un poco de su sueldo neto para que lo destinen a una caja de ahorro. Y si tienes la oportunidad, ponles un porcentaje por cada tanto que ellos ahorren.

#4 Ofrece préstamos de la empresa: para los empleados que llevan mucho tiempo y dependiendo de la situación, puedes ofrecer préstamos con intereses más bajos del mercado. El riesgo es bajo porque el descuento de los pagos es directamente de su nómina.

#5 Dales orientación: una forma de ayudarlos es ofreciéndoles orientación, ya sea a través de cursos de educación financiera o planes. Puedes contratar a empresas para hacerlo o incluso simplemente comprar alguna aplicación como HelloWallet. También acércate a instituciones de gobierno; la Condusef, por ejemplo, ofrece orientación gratuita.

El punto es que las finanzas de tus empleados te importen tanto como a ellos.

Fuente: América Economía