Las parejas buscan la jubilación conjunta

las-parejas-buscan-la-jubilacion-conjunta

El diario El Tiempo, presenta estas claves para estar vital en la vejez, proporcionadas por la terapeuta ocupacional y especialista en estimulación cognitiva, Catalina Hoffmann, seleccionada como una de las 100 mujeres ‘top’ en el tema de liderazgo en España; también fue reconocida por la Universidad de Harvard, por la creación de su método (“Hoffmann”) que promueve un trabajo rehabilitador y preventivo que aporta beneficios físicos, cognitivos, psicológicos y sociales, especialmente a adultos mayores.

Esta disyuntiva parece incentivar el retraso de la jubilación, en especial en países como España, donde se prima con más pensión cada año adicional trabajado después de la edad legal de retiro, fijada actualmente 65 años y cuatro meses. Pero el premio por posponer un año la jubilación (2%) es muy inferior a la penalización por anticiparla (7,5% si no se tienen 38 años cotizados), de modo que no es fácil equilibrar las pensiones.

Y el análisis internacional de Recuenco aprecia que las mujeres españolas subordinan más que las nórdicas su jubilación a la de su pareja y es menos frecuente que sean ellos quienes retrasen el retiro.

La edad no es el único factor

La salud propia y la del cónyuge, el nivel educativo, la trayectoria laboral, el hecho de tener hijos o padres a quienes cuidar en casa, el nivel de ingresos, el ser autónomo o trabajar por cuenta ajena, el hecho de haber dejado de trabajar unos años por maternidad y la legislación sobre pensiones vigente afectan a la hora de plantearse adelantar o retrasar una jubilación (véase información de apoyo).

“Los estudios muestran que las parejas optan por la jubilación conjunta si no se dan circunstancias adversas, como una diferencia importante de edad, problemas de salud, circunstancias económicas u obligaciones familiares”, apunta Recuenco.

También contribuyen aspectos psicológicos: desde el apego que cada uno tiene con su trabajo hasta las respectivas expectativas sobre la jubilación, las preferencias sobre el disfrute del tiempo libre o el papel que cada uno desempeña en la pareja. “El trabajo te organiza la vida, te impone un horario, las vacaciones en unas fechas determinadas y ciertas tareas, y con la jubilación eso se acaba y hay que reorganizar el tiempo y pensar en nuevas actividades, y eso en algunas parejas es fácil hacerlo juntos y en otras no porque cada uno tiene expectativas diferentes sobre qué quiere hacer y entonces surgen conflictos”, comenta Carme Triadó, catedrática emérita de Psicología Evolutiva de la UB.

Los psicogerontólogos advierten, en este sentido, que la jubilación es un acontecimiento que cambia completamente las relaciones de pareja porque en un buen número de casos implica pasar de que el trabajo ocupe la mayor parte de la jornada a focalizar todo en el ámbito doméstico y eso obliga a renegociar roles, tareas y responsabilidades. Hasta ahora, jubilarse significaba en muchos hogares que el hombre aterrizaba de golpe en un terreno gestionado de forma casi exclusiva por la mujer, y eso a veces creaba problemas.

Hoy las relaciones domésticas acostumbran a ser más paritarias pero los psicólogos apuntan que hay diferencias en la forma en que las personas de ambos sexos afrontan la jubilación. “Hay pocas investigaciones sobre la jubilación de las mujeres, pero lo que sí se constata es que en cualquier acto dirigido a jubilados hay más mujeres que hombres y que ellas participan más en todo tipo de actividades, cursos, etcétera”, señala Triadó.

 

Muchos condicionantes

La decisión de abandonar definitivamente el mercado laboral está condicionada por múltiples factores que contribuyen a anticipar o retrasar ese momento.

  • Pareja Las parejas que se jubilan juntas suelen hacerlo con retraso respecto a la media que arrojan las estadísticas: 62,3 años ellos y 63,2 ellas.
  • La salud de la pareja Si la mujer se jubila antes por problemas de salud, el hombre tiende a retrasar su retiro dos años respecto a la media, probablemente para paliar la pérdida de ingresos.
  • La propia salud Es uno de los factores que más influye en el adelanto de la jubilación.
  • La familia Tener personas dependientes a cargo contribuye a adelantar la jubilación.
  • Trayectoria laboral La antigüedad en la empresa, el ser autónomo o no, el tener un trabajo cualificado o duro físicamente influye en jubilarse antes o no.
  • Parón maternal Las mujeres que en su día hicieron un paréntesis laboral por maternidad se jubilan más tarde para acumular más cotizaciones.
  • Diferencia de ingresos Cuando el hombre gana mucho más que la esposa retrasa su retiro unos tres años, mientras que ella tiende a adelantarla.
  • Legislación Las primas y castigos en la pensión por retrasar o adelantar el retiro limitan.

Fuente: La Vanguardia