Es normal que peloteros pierdan nivel y mermen sus ingresos

Peloteros-llegan-al-final-de-sus-carreras-jovenes-y-ahorrar-es-mejor-para-el-retiro

La historia de la Major League Baseball o MLB no se cuenta sin una lista bastante amplia de jugadores latinos rompiendo algunos récords; la región ha sido una verdadera máquina creadora de talento para este deporte, contribuyendo con el crecimiento de esta industria. También, es común que los peloteros pierdan nivel y aumenten probabilidades de llegar al retiro en bancarrota.

Números sensacionales como los de José Altuve,  con solo 28 años de edad, que este año logró una hazaña que solo había ocurrido 6 veces en 120 años de historia de la MLB: El segunda base de los Houston Astros dio diez hits consecutivos en 6 turnos, frente a los Indios de Cleveland.

Miguel Cabrera, otro grande entre los grandes de la MLB. Tiene 35 años y podría decirse que empezó su carrera en 1999 como agente libre aficionado por los Marlins de la Florida, desde entonces sus números son tan sensacionales, que al menos 11 veces ha participado en un juego de las estrellas.

En 2007 se convirtió en uno de los tres peloteros más jóvenes en alcanzar las 500 carreras impulsadas, y también entró en la historia al convertirse en el tercer jugador más joven en llegar a las 100 impulsadas o más en cuatro temporadas seguidas.

Otro grande: Félix Hernández, lanzador venezolano que inició su carrera en las grandes ligas en 2005 con los Marineros, el 18 de noviembre de 2010, “El Rey Felix” gana el Premio Cy Young de la Liga Americana recibiendo 21 de los 28 votos posibles para el primer lugar; a sus 14 años ya lanzaba sobre 90 millas por hora.

Sin embargo, este año las cosas cambiaron mucho para este pelotero que ha visto relegada su presencia en el montículo, lo que algunos medios de comunicación catalogan “como una situación increíble”.

Curva descendente en la MLB puede cambiar drásticamente el retiro

Hay una cosa en la que no coinciden estos tres peloteros y es que José Altuve aún no muestra señales de haber entrado en la curva descendente de la que muy pocos grandes ligas han escapado, y después de la que un gran número de ellos termina en la ruina o declarando su bancarrota. Tal vez sea porque aún no pasa los 30 años, pues muchos aseguran que es a los 35 años cuando la carrera de un pelotero comienza a decaer.

En el caso de Félix Hernández, un artículo de Al Bat dice “No hay nada, en el béisbol, que produzca una sensación de vacío tan grande como ver a un jugador grandioso envejecer frente a tus ojos. Sin embargo, se trata de un proceso importante y común dentro del juego”. En referencia a lo que parece ser el ocaso de una carrera de éxitos y aunque aún en 2015, cuando ya tenía algunas salidas desastrosas que mostraban que algo pasaba, nadie podía imaginar que se acercaba el final.

Lo cierto es que hoy los medios reseñan que el mejor pitcher de Seattle Mariners en el siglo XXI parece haber encontrado su curva descendente y tras pésimas actuaciones como abridor en 2018, ahora será relevista.

Por su parte, Miguel Cabrera aunque podría asegurarse que aún no llega el final de su carrera, pues el pelotero ha declarado que trabaja fuertemente en su recuperación y tiene asegurado un contrato hasta 2023, algunos comienzan a hablar de sus ya 35 años y de lo difícil que será recuperarse de las lesiones que ha sufrido en los últimos meses.

¿El retiro de los peloteros de la MLB implica desempleo y ruina?

Aunque es mucho el dinero que peloteros de las grandes ligas como Altuve, Cabrera o Hernández -y hasta otros más famosos- logran acumular tras su paso por la MLB, es más común de lo que muchos podríamos creer que muchos terminen en la completa ruina o al menos, declarando la bancarrota para evadir los problemas legales.

Y es que los exorbitantes salarios son una constante en los deportes, pero también es común que con tanto dinero aumenten las responsabilidades fiscales y tributarias -en casi todos los países- situación que algunos ignoran o simplemente tratan de evadir. Pero este no es el único problema, también lo es el despilfarro de dinero y la alta tasa de peloteros que no estudiaron y no aprendieron otro oficio que les permitiera estar preparados para generar ingresos de otra forma que no sea el deporte.

De acuerdo con Sofía Macías Liceaga, experta en finanzas personales, esto se ve en mayor medida cuando, al obtener grandes cantidades de dinero, “pierdes la noción y te da el síndrome de millonario por un día” por lo que los despilfarros se dan de manera continua.

Sofía Macías tiene algunas recomendaciones para que un pelotero no termine en la ruina, entre ellas: pensar en el futuro, tener claras sus metas, separar dinero siempre de acuerdo a las metas, aumentar los ahorros mientras aumentan los ingresos, dedicar tiempo a su educación financiera y por último, invertir en ahorros de manera responsable, a lo que en Global agregamos: de la mano de especialistas en la materia.

Te interesa leer aquí.

Fuente: Al Bat