Prepárate para que tus hijos reciban la mejor educación

Prepárate_para_que_tus_hijos_reciban_la_mejor_educación

En un mundo cada vez más competitivo, donde los desafíos económicos, sociales, y tecnológicos -por citar algunos- están a la orden del día, la preparación universitaria de nuestros hijos se convierte en una tarea titánica obligatoria, pero sobre todo imposible de alcanzar sin planificación previa.

Padres y madres somos, más por cultura que por obligación legal, responsables de garantizar la formación académica de nuestros hijos, labor que nos preocupa más cada año y que nos invita a ocuparnos cuanto antes, sin importar la edad de nuestros descendientes.

Siempre ha sido difícil, sobre todo en Latinoamérica, acceder a una educación universitaria gratuita, pero sobre todo de calidad. Indiscutiblemente, ahora se hace casi imposible. Hoy más que nunca imaginas y deseas la mejor formación para los tuyos en universidades como Harvard y Stanford por ejemplo, u otras opciones en Madrid, Buenos Aires, Canadá o Berlín. Instituciones que de seguro brindarán a tus hijos verdaderas opciones para formar parte de reconocidas empresas, una vez graduados, o ¿por qué no? convertirse en verdaderos empresarios, emprendedores, desde jóvenes.

¿Sabes cuánto puede costar asegurar el ingreso de tus hijos a universidades como estas? Algunas universidades privadas en EEUU cuestan más de US$50.000 al año, sólo en costo de matrícula (según la BBC). En 2013 había 55.000 estudiantes internacionales matriculados en universidades estadounidenses, un aumento del 40% con respecto a los últimos 10 años, según el informe “Open Doors”, publicado por el Instituto de Educación Internacional.

El aumento de las matrículas no detiene su crecimiento, por el contrario mantiene al menos 3,5% de aumento anual en algunos países; y tampoco se detiene el éxodo de jóvenes que buscan mejor preparación para -en algunos casos- volver a sus países con un alto nivel de competitividad.

Algunas familias deciden optar por créditos con instituciones financieras que terminan acarreando un gran peso para el recién graduado, al que además no necesariamente le toque la suerte de encontrar el gran trabajo durante los primeros años.

Sin duda, la educación de nuestros hijos es nuestra responsabilidad y en ella debemos trabajar para asegurarles que -independientemente de lo que pase en nuestras vidas- puedan alcanzar sus sueños; evitar que las adversidades del entorno cambien radicalmente su futuro.

Hoy contamos con empresas globales, como Cica Life, que ofrecen sistemas de ahorros planificados que permiten ahorrar de manera anticipada para esto, y evitan el duro camino de los créditos con grandes intereses; soluciones que muchísimas personas a nivel mundial están considerando para pagar todo o parte de este compromiso con hijos o nietos, a los que deben adicionarse los pagos por concepto de alimentación, hospedajes y programas formativos complementarios.