Reflexiones sobre el retiro

reflexiones-sobre-el-retiro

El tema de la jubilación tiene muchas aristas en aspectos financieros, de salud, de ocupación laboral, de integración con la familia, del manejo del tiempo libre, del desarrollo de mi carrera en esa etapa, etc.

Es muy común, por aspectos culturales, que las personas no pensemos en la jubilación y que cuando lo hagamos, normalmente es cuando ya estamos con una edad cercana, lamentándonos por no haber hecho algo antes, es normal que sólo nos enfoquemos en el aspecto financiero.

También por temas culturales, cuando estamos jóvenes prácticamente no pensamos en esta situación y si lo hacemos lo vemos muy lejano y no nos preparamos porque hay bastante tiempo y lo dejamos para después… Lo desafortunado es que el tiempo pasa rapidísimo y cuando nos damos cuenta y reaccionamos, ya no tenemos muchas opciones.

En mi experiencia al asesorar a muchas empresas y personas sobre este tema, he encontrado que en general no nos preocupamos por esto, y mucho menos nos preparamos para enfrentarlo, no importa el nivel de ingreso, la edad, el género, etc.

La mayoría de las personas argumentan que no tienen para ahorrar porque no les alcanza, y no me refiero a la gente con menores ingresos, sino en general. Por ejemplo, muchos altos ejecutivos tampoco están preparados financieramente para aceptar que en esta etapa de la vida normalmente habría que disminuir el nivel de gasto y como consecuencia el nivel de vida, lo cual en muchos casos es impensable, por lo que prefieren seguir trabajando indefinidamente e intentar generar los ingresos para mantener ese “nivel de vida”.

Piensen esto, si hoy viven con 100 pesos, ¿podrían vivir con 99? Si la respuesta es positiva, entonces pueden ahorrar al menos el 1% de su ingreso…

Para comenzar a desarrollar este tema tan trivial y a la vez tan complejo, creo que es importante entender algunos antecedentes y contexto general actual. Me parece que uno de los puntos más importantes es el del envejecimiento poblacional acelerado y el incremento en la expectativa de vida.

La transición implica el paso por lo que se denomina “bono demográfico”, que no es otra cosa que un premio poblacional en donde hoy la mayoría de la gente es joven con mucha energía, pero que envejecerá y que en dos o tres décadas dejará a su paso familias pequeñas o muy pequeñas.

Si pensamos que prácticamente no tendrán más que 1 o 2 hijos por pareja (los que lleguen a tener familia) y que dependerán en su jubilación de lo que ellos mismos hayan construido porque no habrá, como en el pasado, hermanos o hijos suficientes para apoyarlos.

Piensen en cuántos hermanos tuvieron sus abuelos (¿10?), sus papás (¿5?), ustedes (¿3 o 4?), sus hijos (¿1 o 2?). Hoy se estima que tenemos 1 de cada 8 personas en edad avanzada (12%) y se espera que en el 2050 sea 1 de cada 4 (25%).

 

Otro aspecto relacionado es el del incremento en la esperanza de vida.

Todos sabemos que debido a los avances tecnológicos y médicos, hoy podemos aspirar a vivir más que nuestras generaciones anteriores.

Como ejemplo, una persona de 60 años actualmente tiene una expectativa de vida de alrededor de 25 años más; es decir, que vivirá aproximadamente hasta los 85 años, lo que implica que probablemente tendrá un número de años de vida similar como jubilado que como activo.

¿Cuánto tendría que haber acumulado en dinero para mantenerse en su etapa de jubilación si decidiera retirarse a los 60 años? Seguramente habrá muchas más preguntas al respecto.

Conoce nuestro Plan de Retiro Programado

Como conclusión a las dos reflexiones anteriores, es innegable que no habrá familiares que nos apoyen para enfrentar nuestra jubilación y que sería muy injusto pensar que nuestros uno o dos hijos nos tendrían que apoyar en resolver el asunto. Por otro lado, vamos a vivir más tiempo en promedio y la calidad de cómo lo hagamos va a depender de lo que hayamos construido, por lo que es fundamental que nos concienticemos que la responsabilidad principal es nuestra y de nadie más, y que necesitamos tomar acciones sobre cómo prepararnos, planear y cómo vivir nuestra etapa de jubilación.

 

Fuente: Dinero e Imagen