Insostenibilidad de los sistemas públicos de pensiones avanza

Inestabilidad-de-los-sistemas-de-pensiones-publicas-avanza

La inestabilidad económica mundial es un problema que golpea con fuerza a los sistemas públicos de pensiones, pero no es la única razón por la que hoy podemos decir con certeza que se aproxima la insostenibilidad absoluta de los mismos, no solo en Europa sino en Latinoamérica.

En Colombia, por ejemplo, los regímenes de reparto o de prima media sufren el gran problema de fondo, que es la transición demográfica, en opinión de Santiago Montenegro, presidente de Asofondo en entrevista publicada por El Tiempo.

Este especialista colombiano recuerda que las pensiones se pagan con las cotizaciones que hacen los trabajadores activos. Cuando Bismarck creó el primer sistema de reparto, en Alemania, en 1881, los trabajadores solo podían jubilarse a los 70 años, pero la expectativa de vida al nacer de los alemanes era de tan solo 45 años.

Para el momento había muchos trabajadores activos por cada adulto mayor, lo que mantuvo, por muchos años, en superávits estructurales a los regímenes pensionales de muchos países. En la actualidad la historia es totalmente diferente en cuanto a la proporción de pensionados y gente activa.

Mantener los sistemas de pensiones públicos es una tarea casi imposible ante el crecimiento indetenible del envejecimiento de la población.

Cambios de escenario para el sistema público de pensiones en Colombia

En 1950, el país tenía más de 11 trabajadores activos por cada adulto mayor de 65 años, cifra que cayó a unos 6,7 en la actualidad. Si no existiera el déficit actual de $ 38 billones, no existiera el régimen de ahorro individual y que, por lo tanto, todos los trabajadores activos de nuestro mercado laboral cotizaran a prima media, hoy en día, este régimen podría estar en equilibrio.

Pero el problema estructural radica en que, ya en 2030, la relación de trabajadores activos a adultos mayores caerá a cuatro y, en 2060, será solo dos. Esto quiere decir que, aun asumiendo que toda la población activa cotizara, un régimen de prima media no es sostenible en Colombia, pues enfrenta hacia el futuro un déficit estructural.

Pero además en el mercado laboral actual solo hay dos trabajadores activos formales por cada adulto mayor de 65 años. Es como si la informalidad laboral nos envejeciera prematuramente. O sea, la cifra que deberíamos alcanzar en 2060 la tenemos ya, ¡hoy en día!

Ciudadanos de Chile y Brasil se muestran preocupados por pensiones

Un estudio realizado en Chile por Adimark, índice de Binestar 2017, muestra que la mayor preocupación de los chilenos es el retiro y la pensión. Sin embargo, hay que destacar que son muy pocos los que están asumiendo responsabilidades y tomando acciones tempranas para enfrentar el momento.

La empresa señala que “50% de los chilenos está preocupado sobre su vejez, está preocupado por la jubilación.”

En el caso de Brasil, la propuesta de la enmienda constitucional en la que se prevé una edad mínima para el retiro de 65 años para los hombres y de 62 para las mujeres, propuesta por Maia, genera controversias y protestas en la calle.

El envejecimiento de la población avanza y la insostenibilidad de los sistemas públicos de pensiones es imparable. Los gobiernos se enfrentan a un reto de sostenibilidad financiera de un modelo que parece no tiene la capacidad de adaptarse al crecimiento que se le avecina.

Este panorama, hace cada vez más necesario generar conciencia de la importancia de la planificación financiera.  Pero no solo como política pública, sino como medida familiar fundamental para garantizarnos calidad de vida en la vejez o en cualquier situación de inestabilidad de nuestro bienestar y de la familia.

 

Fuente: El Tiempo