Baby Boomers, Generación X y Generación Y coinciden en la estructura de una organización

Tres-generaciones-coinciden-hoy-enla-empres

Es la primera vez que tres colectivos distintos conviven dentro de las organizaciones. Lidiar y sobre todo liderar con asertividad a los Baby Boomers, Generación X y Generación Y es un reto que enfrentan hoy todos los jefes, desde los más grandes hasta los que llevan equipos pequeños.

En cualquier empresa, incluso si su tamaño no es mayor, pueden coincidir estas tres generaciones. Pero además están por llegar, dentro de pocos años, los más pequeños de casa y auténticos nativos digitales, que crecen en medio de los más importantes cambios tecnológicos de la humanidad.

Estar preparados para liderar a un equipo multicultural, de capacidades, conocimiento y habilidades totalmente variadas, es todo un reto para las organizaciones. Conocerlos, saber qué quieren, qué esperan y hasta dónde son capaces de llegar es el primer paso para liderarlos con efectividad.

Tener un jefe más joven ya no es tan extraño como una década atrás, como tampoco lo es descubrir un ‘cincuentañero’ que domina las redes sociales mejor que un recién llegado a la empresa.

Qué caracteriza a los Baby Boomers, Generación X y Generación Y

Es mucho lo que se escribe sobre las características de estas generaciones. Sin embargo, la gente de Estrategia y Negocios publicó un resumen que los caracteriza de manera clara. Aquí se los dejo:

Generación Y (Millennials) (1981/1994)

Discurso tecno-optimista. Manejan la tecnología, presumen de su adaptación al cambio, algo que dominan.

Tienen una experiencia internacional que abanderan como su mejor atributo.

Rechazan adquirir responsabilidades.

Demandan autonomía y flexibilidad laboral.

Cuestionan los procesos y los protocolos.

Tienen miedo a perder el control ante la tecnología y un exceso de información.

Ven el peligro de quedarse atrás.

Quieren crecer muy deprisa: “Para qué me quieres enseñar a andar si ya sé correr”

Se consideran infrapagados porque se creen infalibles, por eso, cuando cometen un error les cuesta aceptar las críticas.

Su arrogancia es uno de los grandes hándicaps para la comunicación con otras generaciones (anteriores y futuras) de las que pueden aprender.

Generación X (1965/1980)

Valora la autoridad y el respeta el trabajo, quizá porque a la mayoría de ellos sufrieron las consecuencias de un desempleo que rozaba el 25% y les costó conseguir un trabajo.

Adaptable es la artífice de la transformación tecnológica, con consecuencias que nunca previeron.

Responsable, busca activamente la seguridad y la estabilidad que le otorgue oportunidades a sus hijos.

Propone la inteligencia emocional y el sentido común como los auténticos solucionares de los problemas.

Solidaria y altruista es una generación generosa en su actividad laboral. Estos profesionales son maestros más que discípulos y no tratan de obtener nada a cambio, aún a riesgo de ser pisoteados por los más jóvenes.

Inconformistas, envidian la iniciativa de los Millennials, pero no consienten su arrogancia.

Entre los poderosos Baby Boomers y los sexys Millennials, son la generación perdida, la que navega a la deriva entre dos frentes.

La incorporación de la mujer al mercado laboral es cosa suya. Caminan por la vereda que abrieron las Baby Boomers… pero el camino continúa.

Baby Boomers (1956/1964)

El compromiso y la lealtad son vitales en su vida.

Conformista y obediente, esta generación está más apegada a las tradiciones… vive su primer cambio y se remueven en su área de confort.

Su miedo al cambio la convierte en el colectivo ‘tapón’ para el cambio.

Perder el empleo es su peor pesadilla porque siempre han trabajado en lo mismo y temen no retorno a su modo de vida.

Los contactos son su mayor tesoro, un paternalismo que les hace muy frágiles ante cualquier contratiempo.

 

Fuente: Estrategia y Negocios